jueves, 8 de diciembre de 2016

Ellsworth Kelly. 1923 - 2015

 
 
 
Pintor y escultor estadounidense.
Estudia Bellas Artes en el Pratt Institute de Brooklyn del 1941 a  1948. Viaja a Europa, para conocer las obras de los grandes maestros. Se establece en París durante unos diez años,y estudiara en la Académie des Beaux Arts pintura y dibujo. Sera ahora cuando descubre el arte Románico y Bizantino por el que sintió una gran admiración.  Se relaciono con artistas del movimiento minimalista, como Jean Arp o Alexander Calder . Su gran admiración por la obra de Matisse marca su interés por el color y las formas simples, elementos que forman la base de su lenguaje cuando vuelve a Nueva York. En 1954 regresa a Estados Unidos y estudia pintura en la Escuela de Museo de Bellas Artes de Boston. De estos estudios nos dice: 
 
"Fueron unos estudios muy tradicionales. Para ellos era el momento de pintar desnudos, no un montón de color. Pero a mí me gustaba Kandinsky. Yo quería hacer algo diferente".
 
Y lo vemos experimentando con pinturas de enorme simplicidad, mezclando ordenadamente blanco y negro o blanco con otro color.



 
1959
 

En la obra se observa simplicidad, geometría.



 
1951


Lo tememos situado a medio camino entre la abstracción geométrica y el minimalismo.



 
 
1952
 
 
En algunas de sus pinturas, como en la anterior, se ve clarísimamente la influencia de los campos de color de Mark Rotkho.
 
 
Algunas características que podemos observar en sus obras son:
 
Kelly trabaja el óleo sobre lienzo, la estampa gráfica, el collage y la escultura, muchas veces destinada a espacios públicos.



 
 
Creueta del Coll. 1987.


Compuso obras en las que superpone diferentes soportes creando híbridos entre pintura y escultura.

 
 
1963


Utiliza principalmente el óleo, por el color y brillo que proporciona. Kelly mezcla sus propios pigmentos y crea una destilación final que da la impresión de estar contemplando los colores de algo ya visto en el mundo ( el azul del cielo y el mar, el rojo de la tierra y el fuego ).
 
Sus obras se distinguen porque muchas de ellas consisten en una única mancha definida de color brillante sobre fondo neutro.



 
 
 
Aunque la obra tiene una total ausencia de figuración, el artista busca la emoción del espectador a través de colores intensos y diferentes, que crean un delicado y cuidado equilibrio.



 
 
 
Se caracterizan también por la completa ausencia de la huella del artista como medio para conseguir pinturas anónimas, que hagan referencia únicamente a cualidades pictóricas.
 
 
Para crear una obra parte de la observación de formas cotidianas, de las que extrae estructuras primarias geométricas, por ejemplo, la proyección de unas sombras sobre una escalera , obra de 1950.



 
 
 
Kelly parte de algo que ha visto, pero abstrae de tal manera esa primera imagen que se vuelve inidentificable en la obra. El resultado es:





La proyección de unas sombras sobre una escalera. 1950


Este método de trabajo, a la vez que lo libera de la necesidad de inventar algo que pintar, le permite investigar sobre la “forma abstracta de las cosas”.
 
Otros ejemplo los tenemos en detalle de un puente sobre el Senate Plaque de 1951.



 
 
 
 
O en ventana de 1949.



 
 
 
Kelly nos dice:
 
"Me interesa la proyección de la forma hacia el exterior y no la lectura individual del artista. De hecho, desde los años 50 procuro mirar siempre hacia fuera, perdiendo todo rasgo individual. Si la forma está bien hecha trabaja por ella misma".
 
 
Quizás sea esto lo que desmarca a Kelly del minimalismo: la conciencia de que la obra no pertenece al artista , sino que adquiere sentido únicamente cuando quien la ve establece con ella una relación dialéctica.
 
"Por esto mi pintura hace mucho que renunció a manifestarse dentro de un marco". "En realidad mis formas pretenden actuar en el subconsciente del observador como memoria de las cosas. Todas las formas que utilizo proceden de la observación de la realidad, pero, al despojarlas de los detalles ornamentales y ofrecerlas en dimensiones mucho mayores que el original, pierden su significación para actuar como recuerdo".
 
La intención de Kelly es que los espectadores experimenten sus obras con respuestas instintivas, físicas en relación a la estructura , el color de la obra, y el espacio circundante en vez de con el análisis contextual o interpretativo de la misma.
 
 
Kelly fue uno de los primeros artistas en crear lienzos con formas irregulares.



 
 
 
Sus posteriores relieves en capas, esculturas planas y dibujos lineales desafiaron aún más las concepciones espaciales de los espectadores .



 
 
 
Las obras más conocidas de Ellsworth Kelly de su último periodo son sus paneles pintados, que consisten en la unión de varios lienzos que en alguna ocasión han llegado a 64; cada lienzo está pintado de un color intenso y diferente, que crea un todo vibrante de cuidado equilibrio.




 
 
 
Aunque no se adhiere a ningún movimiento artístico, Kelly es una gran influencia en el desarrollo de minimalismo, la pintura del Hard edge, el Colour Field, y el arte pop .
 
 
Recordemos un poco:
 
 
Color field es un estilo de pintura abstracta que surgió en la ciudad de New York durante los años cuarenta y cincuenta del siglo XX. Se inspiró en el modernismo europeo y se encuentra estrechamente relacionado con el expresionismo abstracto,  muchos de sus principales creadores pertenecían a este  movimiento.
El Color Field se encuentra caracterizado, principalmente, por amplios campos de color liso y sólido, extendidos o teñidos en el lienzo, creando áreas de superficie uniforme y un plano liso de imagen. El movimiento otorga menor énfasis a la pincelada y la acción, a favor de la consistencia de la forma en su conjunto y del proceso.E n la pintura del Color Field, “el color es liberado del contexto objetivo y se convierte en el sujeto en sí mismo”.
 
Hard Edge Painting, es la pintura en la que las transiciones abruptas se encuentran entre las áreas de color. Las áreas de color son a menudo de un solo color invariable . El estilo de la pintura “Hard Edge” se relaciona con la abstracción geométrica, el Op Art , la abstracción post- pictórica , y el “Colour Field”.



 
 
 
En 1996 Kelly declaro al New York Times que se había dado cuenta de que no quería componer imágenes, sino encontrarlas.
 
“Sentía que mi visión elegía aquello que debía mostrar. Para mí, la investigación de la percepción era lo más importante. Había mucho que ver y todo me parecía fantástico”.
 
Esa observación de lo que tenía ante su vista le llevó a crear sus primeros paneles cargados de color y unidos al azar con los que sorprendió al mundo artístico gracias a una peculiar visión de la abstracción en la que cultura y escultura eran concebidas de manera complementaria.



 
 
 
El interés por las estructuras primarias, antisubjetivismo (Kelly no firma sus obras), los elementos repetidos en serie: puede situar al artista dentro de la corriente minimalista, cosa que han hecho numerosos tratadistas de arte. Pero él prefiere desmarcarse del calificativo, en nombre del antidogmatismo, nos dice:
 
"El minimalismo me parece una corriente ultradogmática, que excluye por completo lo que ocurre fuera de la forma que presenta. Es además un tipo de arte agresivo, de denuncia de un mundo que no funciona. Richard Serra, por ejemplo, insiste en su obra en que todo va muy mal, y no quiere que esto se olvide. Yo, en cambio, pienso en que hay seres humanos que contemplan las obras".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada